¡Qué no te coja el año nuevo sin confesarte! He aquí tres consejos

Un sacerdote compartió con nosotros 3 consejos muy útiles para quienes no han acudido a la confesión en mucho tiempo.

El Padre Stephen Elser de la parroquia Immaculate Conception de Fort Smith, Arkansas, Estados Unidos, recuerda que cuando San Juan Bautista nos pide prepararnos para la venida del Señor y estar listos para la llegada de Cristo; no solo lo dice para todo el mundo, sino también en una manera particular a cada uno de nuestros corazones (Lucas 3: 4).

Considera que una manera de prepararse para la venida de Jesús es aprovechar el sacramento de la Reconciliación en este tiempo de Adviento. Esto es algo que todos estamos llamados a hacer.

Si no te has confesado en mucho tiempo y deseas acudir a este sacramento en Adviento, el P. Elser te da estos consejos:

1. Prepárate antes de entrar en el confesionario

Parte de nuestra preparación para confesarnos es el examen de conciencia. Revisamos cuánto tiempo ha pasado desde nuestra última Confesión y qué pecados cometido.

“No te preocupes, ¡no eres el único pecador que hay! Cada uno de nosotros lucha con la tentación y el pecado”, indicó el Padre Stephen, “como sacerdote y confesor recién ordenado, he aprendido que muchas personas luchan contra los mismos tipos de pecados”.

El diablo, para mantenernos en nuestros pecados, nos hace pensar que estamos solos. Pero esto es una mentira, no estamos solos en nuestra lucha contra la tentación y el pecado.

2. Prepárate durante la confesión

El Padre Stephen indicó que cuando entramos a confesarnos, debemos abrir nuestros corazones al amor, la misericordia y la gracia de Dios que Él derrama sobre nosotros a través de Su sacerdote.

De esta manera, podemos estar listos para ser formados por el consejo del sacerdote y por el Espíritu Santo trabajando en nuestros corazones en ese momento sacramental.

3. Prepárate después de la confesión

El sacerdote nos aconseja prepararnos para hacer penitencia y comprender que así nos fortalecemos para alejarnos del pecado.

Es importante cumplir la penitencia que el sacerdote nos da, pero no debemos pensar que la penitencia es una condición para la misericordia de Dios. El perdón de Dios no tiene límites y no depende de que cumplamos la penitencia.

Sin embargo, las penitencias nos ayudan a santificarnos y nos ayudan a restablecer buenos y sagrados hábitos. (Catecismo de la Iglesia Católica, 1494).

Además de la penitencia, Dios nos da la gracia en este sacramento para no volver a pecar.

Recuerda que:

Si bien este sacramento se trata de confesar nuestros pecados y ofrecer nuestros defectos a Dios, también se trata de recibir la fuerza y ​​la gracia para ser mejores cristianos, para ser mejores seguidores de Cristo.

Prepararse para la confesión puede ayudarnos a prepararnos para la venida de Cristo en esta temporada navideña.

El Padre Stephen nos aconseja pedir la gracia para correr y reconciliarnos con Dios a través del sacramento de la confesión para que nuestros corazones estén verdaderamente preparados para la venida de Cristo en Navidad.

 

*************
Publica: Coordinación de Prensa y Comunicaciones Canal Cristovisión
Fuente: ChurchPOP

 

Síguenos en nuestras redes sociales

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

 

Posted by carolavila