IV Domingo de Cuaresma - Ciclo C

Domingo, Marzo 31, 2019

La cuaresma, como lo hemos escuchado muchas veces, es un camino, una oportunidad para que, a partir de la oración, el desprendimiento, la penitencia y las obras de misericordia, nos vayamos preparando para celebrar el sagrado triduo pascual. Tanto el evangelio del miércoles de ceniza como los evangelios de estos domingos de cuaresma nos han brindado una ruta muy segura para emprender y transitar por este camino nuevo que nos hará pasar de nuestra antigua condición de pecado a una nueva vida en la que la gracia y el amor de Dios se verán reflejados en nuestras palabras y acciones: " De modo que si alguien vive en Cristo, es nueva creatura; lo viejo ha pasado y ha aparecido

algo nuevo" (2 Co 5,17). Durante la cuaresma, Dios nos da a conocer su amor, nos deja ver como su corazón está lleno de caridad y compasión. El corazón y el amor de Dios son tan grandes que se ven reflejados en la misericordia que tiene para con sus hijos; este es el mensaje que nos trae hoy el Evangelio. Más que reflexionar y sacar enseñanzas, al escuchar el relato del "el evangelio de la misericordia" como se le conoce a éste hermoso texto de Lucas, la Iglesia nos invita a adentramos en el corazón mismo de Dios reconociendo que solo en él podemos encontrar la paz, la alegría, la tranquilidad que necesitamos. Dios, el padre bueno y misericordioso sufre con el horror que causa en nosotros el pecado y por eso siempre está listo a salir a nuestro encuentro: " Cuando aún estaba lejos, su padre lo vio, y , profundamente conmovido, salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo cubrió de besos" (Lc 15 20 b).

Esta forma de proceder de Dios con sus hijos será proclamada y dada a conocer por el mismo Jesús que mostrará como Dios es un Padre bueno, generoso, misericordioso que perdona y ama a sus hijos sin importar como sean. Esta manera de ver, entender y conocer a Dios cautivó a todos aquellos que tenían una imagen de Dios castigador, lejano de sus hijos. Para el Dios de Jesucristo, para nuestro padre bueno, no es posible el castigo o la venganza por los errores cometidos porque él conoce nuestra debilidad y espera confiado en que nuestras actitudes reflejen lo que él es: un Dios misericordioso. El padre de la parábola deja sin piso cualquier actitud de venganza y orgullo por la faltacausada al mostrar como el amor, la misericordia y la compasión son más fuertes y duraderas que cualquier otra actitud. Es más, es tan grande el amor del padre misericordioso que las palabras que dirige a su hijo mayor: "Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo"(Lc 15,31) sorprenden por su contenido lleno de caridad y lejano de cualquier reproche; aun sabiendo que en el corazón de este joven es tan duro que no puede aceptar este acontecimiento de reconciliación.

Mucho nos tiene que decir hoy a nosotros los colombianos este evangelio de la misericordia. Nos encontramos de camino hacia la anhelada paz; estamos viviendo procesos de reconciliación que siendo difíciles, debemos continuar porque nuestra meta esta puesta más allá de una simple firma. Frente a situaciones tan complejas como las que hemos vivido los colombianos y que nos han herido de manera tan honda; los creyentes no podemos dejarnos vencer por el pesimismo, el orgullo o la venganza. Como el padre misericordioso, nuestras actitudes deben caracterizarse por el perdón, la reconciliación, la paz. Todos nosotros estamos llamados a actuar, a aportar lo mejor de sí para que este anhelo de los colombianos se lleve a buen término; por eso, la actitud para éste último tramo de la cuaresma no puede ser otra que la del hombre nuevo: “El que vive según Cristo es una creatura nueva; para él todo lo viejo ha pasado. Ya todo es nuevo. (2 Cor, 5,17) al reconocer que “Todo esto proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por medio de Cristo y que nos confirió el

ministerio de la reconciliación” (2 Cor 5,18). Llenos de fe en Dios, en el padre misericordioso, hagamos nuestras las palabras del salmista: “ Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porque el Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias. (Sal 33,6-7).

"Padre Ramón Zambrano"

Anteriores Homilias

  • Domingo, Junio 09, 2019

    Muy queridos hermanos en la fe. Con la solemnidad de Pentecostés que hoy celebramos, hemos llegado al final del camino de la pascua. Durante este tiempo, el espíritu de Dios nos ha acompañado y guiado y nos ha Permitido reconocer la ruta que emprendieron los primeros creyentes después de la muerte y resurrección del Señor. Como vimos, en un comienzo, ese camino estuvo lleno de temor y dudas:

  • Domingo, Junio 02, 2019

    ¿Qué estamos celebrando cuando decimos que Jesús subió a lo más alto del cielo? Es muy común encontrar en las escenas de los textos bíblicos y pinturas, la descripción de la Ascensión mostrando la figura de Jesús elevándose por sí mismo hacia las nubes. Pero esta descripción no es suficiente, requiere que indaguemos más sobre lo que las primeras comunidades de cristianos quisieron expresar con los textos acerca de la ascensión del Señor a los cielos.

  • Lunes, Mayo 27, 2019

    Queridos hermanos, continuamos nuestro camino hacia Pentecostés, fiesta de la Iglesia. El pasado domingo recordamos, proclamamos y celebramos el mandamiento del amor como señal suprema de la pertenencia al grupo de Jesús. La palabra de este sexto domingo de pascua nos relata las tensiones existentes entre los miembros de la comunidad del Señor.

D L M M J V S
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30