• 5to Domingo de Pascua - Ciclo C

    Viernes, Mayo 24, 2019

    Ya hemos vivido cuatro semanas del tiempo de pascua y el Evangelio nos vuelve a situar en la última cena de Jesús con sus apóstoles y de manera concreta cuando Judas ha salido a traicionar a su maestro. Podíamos preguntarnos: ¿ Por qué evocar este momento tan oscuro y difícil, precisamente en la alegría de la pascua?

    La respuesta la da el mismo evangelista Juan: "Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él" (Jn 13,31 b). La liturgia de la Iglesia quiere que nosotros realicemos el mismo proceso que el Resucitado hizo con sus discípulos, así como lo hizo la pequeña comunidad de los apóstoles luego de las apariciones y del nuevo camino que emprendieron después de la resurrección del Señor. Los apóstoles y sus nuevas comunidades de cristianos ahora miran con fe lo sucedido luego de la traición de Judas y traen a la "memoria del corazón" todo el acontecimiento de la cena para verlo a la luz del proyecto salvador de Dios hecho vida a partir de la resurrección de Cristo.

    Este texto escrito por la comunidad del discípulo amado luego de la resurrección, quiere dar a conocer y dejar claro en el corazón de los creyentes la certeza absoluta que animó a Jesús: que la vida entendida desde el amor es exaltada por el mismo Dios eternamente; por eso todo fracaso por más fuerte que sea, para Dios no es sinónimo de derrota por que el bien siempre vence al mal, lo mismo que la vida a la muerte y el amor al odio. La glorificación de Dios significa que Jesús ha cumplido con la voluntad de su Padre y en el sacrificio de la cruz Dios ha ejercido todo el poder sobre el mal a través del amor. La resurrección entonces es la mayor manifestación del actuar de Dios a favor de la humanidad, confirmando con la entrega y la resurrección de su hijo que éste ha sido glorificado por haber vencido la muerte: Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará" (Jn 13,32). Es en este contexto como los discípulos de Jesús entienden ahora la supremacía del mandamiento nuevo: "Os doy un mandamiento nuevo: amaos los unos a los otros. Como yo os he amado, así también amaos los unos a los otros" (Jn 13,34). No hay otro modo de vencer el mal de este mundo y del corazón humano que no sea entendiendo las tribulaciones de la vida y las adversidades de la misma forma que lo hizo Jesús y sus amigos: abrazando la cruz porque ella nos lleva a la vida; así lo atestiguaron dos de los seguidores de Jesús: Pablo y Bernabé cuando exhortaban a sus comunidades a mantenerse firmes en la fe a pesar de las dificultades: "Tenemos que pasar muchas tribulaciones para poder entrar en el Reino de Dios" (Hc 14,22 b)

    Ahora nosotros fortalecidos por la gracia del Señor y alentados por el testimonio de los primeros discípulos de Jesús, le pedimos al Señor valentía, serenidad y fe para que reunidos alrededor del altar experimentemos los frutos de la pascua del Señor y podamos proclamar siempre que él...: "Enjugará las lágrimas de sus ojos y no habrá ya muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor, porque todo lo viejo se ha desvanecido" (Ap21,4). Es esta esperanza la que saldremos a proclamar después de esta celebración, toda la semana, toda la vida, ya que nuestro Dios ha hecho "nuevas todas las cosas".

Anteriores Homilias

  • Sábado, Abril 20, 2019

    El día de hoy inicia con la constatación de María Magdalena y su primer anuncio a Pedro y a Juan:

  • Lunes, Abril 15, 2019

    Con la celebración del Domingo de Ramos los Cristianos Católicos iniciamos el último tramo que nos conducirá a la Pascua, a la resurrección del Señor, misterio central de nuestra fe. Comenzamos una semana caracterizada por muchas celebraciones, peregrinaciones y actividades religiosas, todas ellas cargadas de un profundo significado espiritual.

  • Viernes, Abril 05, 2019

    Continuamos transitando por el camino de la cuaresma, camino que nos conduce a la celebración del triduo pascual, del misterio central de nuestra fe. En este trasegar nos hemos encontrado con diferentes mensajes que la Palabra de Dios nos ha transmitido y que nos han iluminado para seguir adelante con paso firme. En este quinto domingo la liturgia de la palabra nos da a conocer varios relatos que en su conjunto contienen un mensaje común: la justicia.

D L M M J V S
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31