• XIV Domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo A

    Sábado, Julio 4, 2020

    La escena del evangelio de hoy nos presenta una contraposición entre la manera de presentar Jesús su propuesta de amor y su mensaje Salvador y la de los escribas y fariseos. El pueblo en donde Jesús realiza su misión es un pueblo de gente humilde,las comarcas de alrededor experimentan la pobreza la falta de posibilidades económicas y sociales y la esclavitud impuesta por el imperio romano por los Reyes y por las clases dirigentes del tiempo de Jesús, de tal manera que la propuesta religiosa acerca de Dios está dirigida, únicamente a élites que saben leer y que pueden comprender de manera más sofisticada la ley ,los profetas y las enseñanzas de Dios. Jesús el hijo de Dios no, viene hacer proselitismo ni tampoco viene a buscar adeptos para una campaña política Jesús viene en nombre del padre celestial del Dios de Israel. Él quiere recordar que Dios desea lo mejor para su pueblo,quiere ayudarlos, curarlos, sanarlos. Jesucristo quiere entonces revelar la paternidad amorosa de Dios ,un Dios que tiene compasión de la condición humana, no la juzga no la tacha,no la castigua, al contrario, intenta caminar al lado de nuestra frágil humanidad para sanar ,es como el buen samaritano.

    Lo que genera la violencia, la muerte la pobreza,la inequidad, no tiene cabida en el corazón de Dios ,no hay ninguna justificación ni política ni social ni menos religiosa para poner cargas y yugos al pobre, al que sufre de tal manera que vivan más oprimidos.

    Por eso están importante esta proclamación que Jesús hace a sus discípulos :”vengan a mí los que están cansados y agobiados que yo los aliviaré” . Una espiritualidad sana , no está buscando que los problemas se arreglen mágicamente ,Jesucristo lo que hace es fortalecernos o mejor hacernos fuertes frente a nuestros problemas ,de tal manera que no nos agobien ,que no nos quiten la paz y así nosotros mismos los asumamos y busquemos la solución.

    Por eso el camino que propone Jesucristo es el camino que Él mismo vivió en un amor humilde y sencillo obediente al Padre del cielo , prueba de ellos es su entrega en la cruz para darnos vida eterna. Es el camino de la mansedumbre y la humildad de corazón en especial cuando nos vemos cansados y agobiados, actitudes de soberbia de violencia te odio no ayudan a solucionar las cosas. Tal vez es mejor fijar nuestros ojos en Jesucristo manso y humilde de corazón para encontrar en en Él descanso nuestra alma.

    -Padre Ramòn Zambrano-

Anteriores Homilias

  • Sábado, Junio 20, 2020

    Muy queridos hermanos. Continuando la reflexión y la oración que realizamos cada domingo a partir de las lecturas que nos propone la liturgia; nos encontramos hoy ante una realidad existente desde el mismo comienzo de la Iglesia: la persecución que sufren aquellos que deciden seguir radicalmente a Dios.

  • Sábado, Junio 13, 2020

    Cuando en un texto de la Palabra continuamente se repite un término o una frase, tenemos que preguntarnos: ¿qué intención tiene el autor del texto para que no pasemos desapercibidos ante esa expresión? Esto sucede en la lectura del libro del Deuteronomio, en el versículo 2 el autor afirma: “acuérdate del Camino del Señor”, luego en el versículo 14, dice “No te olvides del Señor”. Las afirmaciones evidencian un continuo “recuerda”, “ten presente” lo que Dios ha hecho contigo.

  • Sábado, Junio 06, 2020

    Es hermosa la manera como desde el antiguo testamento se percibe a Dios, las más antiguas tradiciones bíblicas lo presentan como aquel que desea estar en medio de su pueblo: “El Señor bajó en la nube y se quedó con él allí” (Ex 34,5). A diferencia de “otros dioses” a quienes les complacen excesivos sacrificios, y poseen inmensos santuarios. El Dios de Israel se descubre diferente es verdadero porque es “compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad” (Ex 34,6).

D L M M J V S
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31