Actualidad

“Fray Bigotón“, el perro adoptado por monjes que es furor en la web

Jueves, 16 de Marzo de 2017 Cristovisión

En el convento de los franciscanos en la ciudad boliviana de Cochabamba (centro) corretea a sus anchas desde hace unos meses "Fray Carmelo", un can de la raza Schnauzer que fue vestido igual que los frailes, a quienes suele acompañar en algunas actividades cotidianas, menos en la sala de las oraciones.
 

"Fray Carmelo" llegó al convento hace cuatro meses, cuando una familia de la localidad cochabambina de Quillacollo lo obsequió al religioso polaco Kasper Kapron, quien es un amante de los animales y enseña Teología en la Universidad Católica Boliviana.
 
"Nosotros, los franciscanos, estamos encantados con la protección de los animales y de la naturaleza, por eso todos cuidamos de Fray Carmelo", explicó a EFE Kapron, quien llegó a Bolivia hace seis años, procedente de su natal Polonia.
 
El perro fue bautizado como Carmelo en honor a un párroco franciscano afincado también en Cochabamba que luchaba por la justicia y la paz, y que amaba la naturaleza como todos los frailes de la misma orden.

 
 
Los hermanos del convento también llaman "Fray Bigotón" a su compañero canino por los singulares pelos grises y blancos que llevan en el hocico y que se asemejan a un mostacho.
 
Este peculiar fraile tenía apenas un mes de vida cuando llegó al convento y para que se sienta como uno de ellos, le confeccionaron una pequeña sotana café similar a la que llevan los franciscanos.
 
A fines de febrero, Kapron compartió en Facebook una serie de fotografías del animalito posando con el hábito franciscano junto a otros frailes en el patio del convento.
 
El álbum de "Fray Carmelo" ha sido compartido más de 2,200 veces por la red social, pero además la historia del can captó la atención de los medios bolivianos que han difundido la noticia.

 
 
"Fray Carmelo", el perro al que visten como monje. (Proyecto narices frías/Facebook)
En todos los conventos de los franciscanos está permitido tener alguna mascota, pero "Fray Bigotón" es el único que lleva esta peculiar vestimenta, según el dueño del can.
 
El que "Fray Carmelo" vista un hábito conlleva un mensaje simbólico, ya que con ello buscan infundir el respeto por los animales y la vida, indicó otro franciscano que cuida del perro, Jorge Fernández.
 
"Se quiere transmitir el respeto a la vida, a la naturaleza, a los animales. Dios ha creado todo esto y merece su debido respeto, amor y cuidado", manifestó Fernández.

 
 
Se trata, además, de una forma de reflejar el amor que tenía San Francisco de Asís, fundador de la orden de los franciscanos, por todos los animales, a quienes trataba como sus amigos, como lo hacen los religiosos de Cochabamba con "Fray Carmelo".
 
Fue precisamente por ese inmenso amor que San Francisco profesaba a la fauna que en 1929, la Organización Mundial de Protección Animal resolvió declarar el 4 de octubre Día Mundial de los Animales, en coincidencia con la festividad del Santo de Asís.
 
Como todo buen Schnauzer, "Fray Bigotón" es amigable e inteligente, pero además es inquieto, travieso y se divierte a sus anchas en el convento.
 
El perro tiene un lugar especial para dormir y también cuenta con un espacio propio en la sala donde desayunan los 18 hermanos que viven en el convento, a quienes suele acompañar en las actividades que desarrollan en el jardín.

 
 
"Fray Carmelo" no tiene permitido entrar a los cuartos de oración, y cuando está solo, le gusta ir a la habitación de carpintería para jugar con algunas maderas.
 
Mientras algunos quedaron fascinados con "Fray Bigotón" y con el hecho de que los franciscanos traten con cariño al animal, no ha faltado quienes criticaron a los religiosos por haberlo vestido con el hábito, al considerar que es una falta de respeto.



**************
Publica: Coordinación de prensa y comunicaciones Canal Cristovisión
Fuente:  Agencia EFE

Volver

Puedes donar usando alguna de las opciones que te ofrecemos

Debito Crédito

Chat